viernes, 4 de noviembre de 2016

Esta semana tenemos un estreno muy especial: La historia de Jan

Seguramente hayáis oído hablar ya de la película que os presento hoy, pues está teniendo un gran tirón mediático y por suerte no va a pasar desapercibida. Me encanta la idea de que un documental reciba tanta atención, y más tratándose de una película que cuenta una historia tan maravillosa como la de Jan:



Jan nació el 4 de noviembre de 2009 cambiando la vida de sus padres.
La inesperada noticia de que Jan tenía síndrome de Down llevó a su padre a escribir un blog y a grabar a su hijo para compartir su día a día y superar sus miedos.
Esta película, resultado de ese blog y de esas filmaciones durante 6 años, nos cuenta una historia de superación y aceptación desde el optimismo, el sentido del humor y la ternura.



Conocía el blog y la historia de Jan desde hace tiempo, aunque no he sido seguidora asidua. Tampoco pude participar en la campaña de crowfounding que hicieron a través de Verkami, ya que no me enteré a tiempo, pero me alegra ver que triunfó y que han conseguido llevar la película hasta el circuito comercial y no sólo se quedará en youtube y cuatro festivales de cine documental. Me encanta el cine y me gusta especialmente disfrutar de estas joyas que habitualmente no llegan a todo el publico, aunque en este caso sé que terminaré viéndola en casa ;)


Pese a que conocía bien la historia, no he podido evitar ver el trailer y llorar con él. La lactancia es lo que tiene, que alarga la presencia de las hormonas y la famosa oxitocina.  Aunque no sé si será su culpa o una hiperdesarrollada sensibilidad a las historias infantiles, el caso es que todavía no puedo ver/leer historias de maternidad sin emocionarme y que se me caiga la lagrimita. Pero no me malinterpretéis, por favor, no son lágrimas de pena en ningún caso. Jan es un niño especial, cierto, pero lo que yo veo en esta película es la historia de cualquier niñ@, con sus peculiaridades y circunstancias, narrada con la sensibilidad de unos padres que se han enfrentado a una situación diferente y han sabido ver en ella las oportunidades que la vida nos ofrece para crecer como personas y ofrecerles a nuestros hijos todo el amor que tenemos para ellos. 


Y eso es lo que nos transmite esta película y por lo que no podía dejar de recomendárosla: un amor incondicional, el mejor reflejo de lo que los padres sentimos por nuestros hijos, aunque a veces el "día a día" nos arrastre y no sepamos verlo o disfrutarlo. Dejemos que esta historia, narrada directamente desde el corazón de unos padres, nos recuerde lo maravilloso que es crecer juntos.


Related Posts with Thumbnails