miércoles, 26 de agosto de 2015

Shopping: "Prescindibles" ante la llegada de un bebé!

Y después de contaros lo que para mi me ha resultado imprescindible con Martina, ahora vamos con aquellas "cositas" en las que os podéis ahorrar el dinero! Cuando empecé a mirar cosas para ella, reconozco que se lo hubiera comprado todo, pero por suerte me autoapliqué la máxima de "menos es más" y me contuve bastante. Ahora sé que podría haber ahorrado muchísimo más... No quiero decir con esto que no tengáis que comprarlo si queréis hacerlo, pero que cuando tenemos un bebé nos bombardean con un montón de cosas "super necesarias" que luego no lo son para nada. A partir de ahí, todas tenemos derecho a darnos nuestros caprichos y comprar lo que nos apetezca, que al fin y al cabo no se tienen bebés todos los días, por suerte!

Cuna

Sí, si. Yo, que lo primero que compré para mi niña fue la cuna, una Stokke nada más y nada menos. Útil sí me ha sido, pero para dejar las mantas, los pijamas, los peluches... En fin, yo no me planteaba al principio hacer colecho en mi cama, pero Martina tenía otras ideas en la cabeza mucho más acertadas que las mías, y a la segunda noche fuera del hospital acabó durmiendo con mamá por agotamiento de la misma (o sea, yo). Desde ahí, tenéis ante vosotros una feliz familia colechadora que piensa seguir siéndolo por mucho tiempo. Y ya veremos qué pasa con la cuna...



Carrito

No he puesto en esta lista mi carrito porque me arrepienta de haberlo comprado, ni mucho menos, estoy encantada con él. Lo he puesto porque conozco varias mamás que no lo han comprado y solamente con fular y mochila les va estupendamente. También porque, cuando estaba viendo cochecitos, todo el mundo me decía "cómprate el que más cosas tiene" y cuánto me alegro hoy de no haberles hecho caso! El cuco no es para nada necesario y es un trasto grandísimo que abulta mucho en casa. La silla grupo 0 sí es útil, pero mejor comprarla con vistas a lo que sirve: el viaje en coche. Por lo demás, casi todos los cochecitos acaban a los 6 meses sustituidos por las sillas de paseo, así que a la larga es doble gasto y todos esos accesorios que tan útiles nos parecían al principio van al trastero (el que lo tenga). A mi me gustaban las inglesinas, pero al final fui práctica y me quedé un Bugaboo Bee. Me va fantástico para ciudad, no he necesitado sustituirlo por la silla. A día de hoy os digo que un Babyzen Yoyo o un City Mini también me parecen opciones muy acertadas. En cualquier caso, el tamaño también dependerá de vuestro espacio en casa y del uso que le vayáis a dar!



Intercomunicador

En esto sí que no me gasté el dinero y menos mal!! Entre 150 y 200€ los que empecé mirando, aunque los había más baratos, pero no me hubiera servido para nada. Nosotros nunca dejamos a la niña sola durmiendo, siempre estamos pendientes de ella porque, bien duerme con nosotros, bien en la misma habitación, o bien la dejamos en la habitación mientras hacemos cosas pero estamos pendientes. Nunca se ha dado el caso de que se despierte y no la oigamos, y despierta no se nos ha ocurrido dejarla sola tampoco: con la hamaquita o la trona delante me he duchado más de una vez, y de dos!



Chupetes

En todas las canastillas de publicidad que me han dado venían chupetes. Por suerte, porque era un gasto, en mi caso, bastante innecesario. Ya sé que dicen que un chupete es una niñera, que en inglés lo llaman "pacificador", que les ayuda con los dientes, que les calma cuando están nerviosos... Se puede criar perfectamente a un bebé sin chupete, de hecho, hay algunos, como Martina, que no lo quieren ver ni muertos. Al fin y al cabo, no deja de ser un sustituto del pezón y, teniendo teta a demanda, ¿para qué lo necesitan? Ellos para nada, nosotros para calmarles. Pero ojo, es una necesidad que les vamos a crear y que luego tendremos que quitarles. Si el niño lo acepta, bien, pero si no, ¿para que forzarle a coger algo que luego le vamos a tener que forzar a dejar?



Esterilizador, calientabiberones, escurrebiberones...

Ya no hablo de lactancia materna, en la que hasta los propios biberones pueden ser inútiles, pero incluso cuándo éstos son necesario (lactancia artificial, lactancia materna diferida), no hay ninguna necesidad de un cacharro para esterilizarlos, otro para calentarlos, otro para escurrirlos... Con un cazo de los de toda la vida para calentar al baño maría y hervir y un trapo para escurrir vamos más que sobrados! En todo caso, de este proceso la parte más larga es la de esterilizar, y venden unas bolsitas muy majas y mucho más baratas que se pueden usar en el microondas. Y tampoco hace falta esterilizar tanto, que "una casa sucia inmuniza" (leído en un libro de crianza).





Baberos

Bueno, esto sí que es muy útil al principio cuando babean para que no estén todo el rato mojados, pero para comer yo hace tiempo que dejé de utilizarlos. Total, si se mancha toda entera! Si hace calor come en pañalito y si no, con ropa vieja o "a medias de ensuciar" que va directa a la lavadora después. Además, que los baberos de tela calan y los de plástico son incómodos para ellos. Nosotras hacemos baby led weaning, ya lo sabéis, pero me consta que los bebés de purés también se manchan.



Platos y cubiertos

Por el momento, con el baby led weaning, la comida directamente a la bandeja de la trona para que la coja con sus manitas y, cuando no quiere trona, del plato de mamá. Cubiertos le dejo usar los míos poco a poco y con cuidado para que no se pinche, pero, ¿habéis probado a comer con cubiertos de bebé? Si nosotros no somos capaces de coger la comida con ellos, ¿cómo lo van a hacer los bebés, que no tienen todavía la movilidad que nosotros?



Robot de cocina, batidora, papillas, potitos...

Una amiga mía lo llama "crianza vaga" y estoy de acuerdo con ella! Con lo fácil, cómodo,  barato y divertido que es el Baby Led Weaning, no puedo dejar de recomendároslo! Además, sirve para que la familia empiece a comer sano, que ya era hora!

Zapatos y patucos

Con el vicio que les tengo yo y los zapatitos tan monísimos que le había comprado a Martina... y al final no le ponía ninguno! Creo que la niña es más cabezota todavía que su madre y todo lo que le ponía en los pies solo servía para motivarle a quitarselo. Al final, sin zapatos, para no tener que estar todo el día agachándome a cogerlos. En invierno, que los calcetines son más necesarios, pues sujeta calcetines y dos pares, era la única solución. A partir de que empieza a querer andar, zapatos para la calle pero nada más.


Andador (aka conocido como tacatá)

En mi familia eran muy de tacatá, pero yo había leído en muchas partes que no era bueno para los bebés, de hecho, la Asociación Española de Pediatría lo desaconseja. Por una vez, no quise entrar en polémicas, sólo dije que me parecían muy caros para algo que no está claro que sea bueno para ellos y que no iba a gastarme el dinero en ello. Nadie me lo regaló, así que tengo una feliz gateadora en casa!


Parque

Os digo lo mismo que con el tacatá: valen muy caros y no tenía yo claro lo de que tener a Martina nos fuera a gustar a ninguna de las dos. Al final, sin parque perfectamente! No creo que hubiera aguantado mucho tiempo allí metida ;)




Cubo para pañales

Si bajáis la basura todos los días y tenéis un cubo normal con tapa, os podéis ahorrar mucho dinero en el cubo y en los recambios!


Pendientes

En principio, hablo de niñas! Me encanta como le quedan sus fresitas a Martina, pero echo de menos acariciarle la orejita mientras mama. Conclusión: si tengo otra niña, esperaré más, no hay prisa!





Related Posts with Thumbnails