lunes, 24 de octubre de 2016

Los Cuentos de Bastian pide un deseo Lij!! #pideundeseolij

Hoy os estaba preparando una entrada especial, de esas que llevan bastante tiempo en escribir y que quieres hacer bien, pero me vais a tener que disculpar porque la he interrumpido para traeros un vídeo muy especial. Seguramente, los que me seguís por las distintas redes sociales ya habréis tenido ocasión de verlo, o de leerme hablar de él, pero para quienes no hayáis podido, os lo dejo a continuación para que podáis hacerlo.

Se trata de un video que ha preparado Silvia Cartañà, la principal persona que está detrás de la página web Los Cuentos de Bastian, para mostrar su indignación no sólo porque se le haya denegado un préstamo económico, que no ayuda, desde una importante institución cultural, si no también, y principalmente, por los motivos utilizados para ello. 

Como mujer, no puedo más que indignarme a su lado con quienes pretenden hacernos creer que por ser madres no podemos ser grandes profesionales, muestra inequívoca de su machismo trasnochado y de la gran falacia de la conciliación que vivimos en nuestro país: si eres madre no vas a poder sacar adelante tu negocio porque no vas a poder dedicarle el tiempo necesario para ello. Esta visión demuestra además su escaso conocimiento de la realidad de la maternidad, ya que hay un gran número de madres que precisamente tras convertirse en ello y descubrir que ya no encajan en el actual sistema laboral, se lanzan al emprendimiento con gran éxito en la mayoría de los casos.

Como bloggera de Literatura Infantil y Juvenil, no puedo sino indignarme también ante quien muestra desconocer totalmente el sector y el curriculum de la persona que tiene ante él/ellos. Hace ya ocho años que abrí este blog y Silvia fue una de las primeras personas que conocí, pues era la responsable de otro blog que se llamaba Los Cuentos de Bastian. Ocho años en los que yo he tenido mis grandes altibajos, según se desarrollaba mi vida personal y profesional, pero en los que ella siempre ha estado al pie del cañón, con propuestas para colegios, asesorías, madres, etc. Una profesional con una trayectoria impecable, sacando adelante su propio proyecto de la nada.

Y me indigno también como compradora, usuaria y coleccionista de literatura infantil y juvenil, contra quienes piensan que el trabajo de los libreros no tiene valor. Como si los únicos modelos de negocio válidos para el sector fueran los de las grandes firmas, donde se venden libros como si se vendieran caramelos, mostrando nuevamente su desconocimiento de un sector que debe su auge y su crecimiento al trabajo de los pequeños libreros, esos que conocen los cuentos, que conocen a los niños y que se esfuerzan cada día por transmitirles el valor de unos objetos que, si fuera por algunos, estarían ya en completo desuso. 

Con este video y con su difusión lo que pretende es demostrar que sí que es posible una página web diferente, una librería on line donde las mamás, los papás y los niños cuentan más que las grandes cifras de negocio, y donde la Literatura, así, con mayúsculas, es el motor que nos mueve a los "libreros", virtuales o no.


Related Posts with Thumbnails